Blog: Cambio climático y desarrollo sostenible: ¿Los jóvenes pueden incidir en las agendas de desarrollo?

Cuatro décadas atrás comenzó a producirse un cambio en la industria que llevó a crear nuevos patrones de producción y consumo. El avance fue alborotador y los beneficios para facilitar la vida humana, extraordinarios. Sin embargo, en esa época comenzaron a incrementarse nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), los principales responsables del cambio climático.

Patricio Roulier Pazos – TUNZA – @PatricioRP

Cuatro décadas atrás comenzó a producirse un cambio en la industria que llevó a crear nuevos patrones de producción y consumo. El avance fue alborotador y los beneficios para facilitar la vida humana, extraordinarios. Sin embargo, en esa época comenzaron a incrementarse nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), los principales responsables del cambio climático.

En la actualidad, sabemos con un 95% de certeza que el cambio climático se produce por la acción humana y también que es necesario disminuirlo debido a los efectos nocivos que traen al estilo de vida humano, al incremento de enfermedades por las olas de calor; también problemas de desnutrición y poco acceso a fuentes de agua segura, problemas de biodiversidad y acidificación de los océanos.

Con certeza se afirma  que un clima estable es un componente del desarrollo sostenible. Así lo precisó el presidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), Rajendra Kumar Pachauri en un evento preparatorio a la vigésima Conferencia de las Partes.

Al presente el cambio climático es una barrera para el desarrollo sustentable en función de los recursos que se perderán o que deberán reasignarse para adaptarnos a los efectos negativos del fenómeno. Sin recursos o con recursos limitados no se logran desarrollar actividades económicas (por ejemplo, producir papel) y en consecuencia no se crean fuentes de trabajo, ambientalmente el daño es irreparable, no existirían pulmones verdes para purificar el aire que respiramos.

Es decir, el clima y el desarrollo son dos esferas que inminentemente están entrelazadas: la primera afecta a los engranajes económicos, sociales y ambientales de la segunda.

No obstante, se puede observar esta relación negativa entre clima y desarrollo que se está dando desde la oportunidad. El cambio climático nos obliga a adaptarnos y a buscar un desarrollo de mejor calidad que mitigue las externalidades negativas del proceso de crecer.

Los jóvenes instituimos un grupo que a largo plazo será el más afectado por el cambio climático, pero también somos quienes debemos incidir en la formulación de políticas públicas estatales que contribuyan a crear un clima estable y que propicie un desarrollo sostenible. Y sí podemos incidir, lo hacemos a través de la unión de sinergias en redes ambientales (TUNZA, por ejemplo), propuestas de soluciones, difusión de los conocimientos en cambio climático y prácticas ambientales sostenibles, y, sobre todo, participando activamente en espacios de discusión donde los gobiernos abren un canal para escuchar qué quiere la sociedad civil para su desarrollo.

Entonces, la juventud tiene un rol preponderante en las agendas de desarrollo, pues son los jóvenes a los que vivirán en la tierra que será un resultado de las políticas de desarrollo que hoy se apliquen y el hacer depende de dónde ven la oportunidad de actuar.

 

Recursos

Radar Climático

Banner el Radar Climático El radar de febrero El radar de marzo El radar de abril El radar de mayo El radar de junio El radar de julio

Suscríbete a nuestros boletines

Síguenos en Twitter

Una mirada más personal

Banner enlace hacia el blog

Conexión COP

CON EL APOYO DE: A través de: IMPLEMENTADO POR: EN COLABORACIÓN CON:
United Nations