El Sáhara se agranda por el cambio climático

Las tendencias en África de veranos calurosos con temporadas cada vez más cálidas y las estaciones lluviosas cada vez más secas están relacionadas con factores que incluyen el aumento de gases de efecto invernadero y aerosoles en la atmósfera.

(Foto: Miguel Nonay)

El desierto del Sáhara se ha expandido en un 10 por ciento desde 1920, según un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos. La investigación, publicada en la edición digital de  de ‘Journal of Climate’, es la primera en evaluar los cambios a escala del siglo en los límites del desierto más grande del mundo y sugiere que otros desiertos podrían estar expandiéndose también.

Los desiertos generalmente se definen por una precipitación anual promedio baja, generalmente 100 milímetros (menos de 4 pulgadas) de lluvia por año o menos.

Los científicos analizaron los datos de lluvia registrados en toda África de 1920 a 2013 y descubrieron que el Sáhara, que ocupa gran parte del norte del continente, se expandió en un 10 por ciento durante este periodo cuando se observaron las tendencias anuales.

Cuando los autores evaluaron las tendencias estacionales durante el mismo periodo de tiempo, la expansión más notable del Sáhara se produjo en verano, lo que resultó en un aumento de casi 16 por ciento en el área estacional promedio del desierto en el lapso de 93 años cubierto por el estudio.

“Nuestros resultados son específicos del Sáhara, pero es probable que tengan implicaciones para los otros desiertos del mundo”, señala el autor principal de este trabajo, Sumant Nigam, profesor de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas en la Universidad de Maryand (UMD), Estados Unidos. Nigam también tiene una cita conjunta en el Centro Interdisciplinario de Ciencias del Sistema Terrestre de la UMD (ESSIC).

Notables diferencias en el norte y sur del Sáhara

Los resultados del estudio sugieren que el cambio climático causado por los humanos, así como los ciclos climáticos naturales como la Oscilación Multidecadal Atlántica (AMO, por sus siglas en inglés), causaron la expansión del desierto, el patrón geográfico de expansión varió de temporada en temporada, con las diferencias más notables ocurriendo a lo largo de los límites norte y sur del Sáhara.

“Los desiertos generalmente se forman en los subtrópicos debido a la circulación de Hadley, a través de la cual el aire se eleva en el ecuador y desciende en los subtrópicos –señala Nigam–, es probable que el cambio climático ensanche la circulación de Hadley, causando el avance hacia el norte de los desiertos subtropicales.

Sin embargo, el avance lento del Sáhara sugiere que también están en funcionamiento mecanismos adicionales, incluidos los ciclos climáticos como el AMO”.

El Sáhara es el desierto de clima cálido más grande del mundo, aproximadamente del mismo tamaño que los Estados Unidos contiguos, la cuenca del Ártico y el continente antártico, que son aproximadamente dos veces más grandes que el Sáhara, también se califican como desiertos debido a sus bajas tasas de precipitación. Como todos los desiertos, los límites del Sáhara fluctúan con las estaciones, expandiéndose en el invierno seco y contrayéndose durante el verano más húmedo.

El límite sur del Sáhara colinda con el Sahel, la zona de transición semiárida que se extiende entre el Sáhara y las fértiles sabanas más al sur. El Sáhara se expande a medida que el Sahel retrocede, interrumpiendo los frágiles ecosistemas de pastizales y las sociedades humanas de la región. El Lago Chad, que se encuentra en el centro de esta zona de transición conflictiva por el clima, sirve como un indicador de las condiciones cambiantes en el Sahel.

“La cuenca del Chad cae en la región donde el Sáhara se ha deslizado hacia el sur. Y el lago se está secando -explica Nigam–. Es una huella muy visible de la reducción de las precipitaciones no solo a nivel local, sino en toda la región. Es un integrador de la disminución de las llegadas de agua en la extensa cuenca del Chad”.

Varios ciclos climáticos bien conocidos pueden afectar a las precipitaciones en el Sáhara y el Sahel. El AMO, en el que las temperaturas en una gran franja del Océano Atlántico norte fluctúan entre las fases cálida y fría en un ciclo de 50 a 70 años, es un ejemplo.

Las fases cálidas del AMO están relacionadas con el aumento de las precipitaciones en el Sahel, mientras que sucede lo opuesto para la fase fría. Por ejemplo, el notable secado del Sahel desde la década de 1950 hasta la década de 1980 se ha atribuido a una de esas fases frías.

La Oscilación Decenal del Pacífico (PDO, por sus siglas en inglés), marcada por las fluctuaciones de temperatura en el Océano Pacífico norte en una escala de 40 a 60 años, también juega un papel.

Para identificar los efectos del cambio climático causado por los seres humanos, los investigadores utilizaron métodos estadísticos para eliminar los efectos del AMO y PDO sobre la variabilidad de la lluvia durante el periodo de 1920 a 2013.

Lea la noticia aquí.

Esta nota sintetiza una información de otros medios de comunicación y tiene como objetivo facilitar la labor de los periodistas y líderes de opinión de América Latina en la cobertura del cambio climático. Se sugiere acceder al medio desde el cual se reproduce la noticia para verificar los permisos de uso.

Recursos

Radar Climático

Banner el Radar Climático
2018
El radar de enero El radar de febrero El radar de marzo Especial: Ley Marco de cambio Climático El radar de abril El radar de mayo Especial: América Latina avanza para frenar el uso de plásticos El radar de junio El radar de julio El radar de agosto El radar de septiembre El radar de octubre Suscríbete para recibir el radar de noviembre
2017
El radar de febrero El radar de marzo El radar de abril El radar de mayo El radar de junio El radar de julio El radar de agosto El radar de setiembre El radar de octubre El radar de noviembre Especial: Noticias que fueron tendencia en el 2017

Suscríbete a nuestros boletines

Síguenos en Twitter

Una mirada más personal

Banner enlace hacia el blog

Conexión COP

CON EL APOYO DE: A través de: IMPLEMENTADO POR: EN COLABORACIÓN CON:
United Nations