La biodiversidad, una herramienta frente al cambio climático

ConexiónCOP y el Instituto Humboldt llevaron a cabo el diálogo virtual “La Biodiversidad como solución frente al cambio climático: El caso de Colombia”, en el que se destacó que a largo plazo los ecosistemas y la biodiversidad deberían de ejercer una función importante para la adaptación a los efectos del cambio climático y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En vísperas del Día Mundial de la Biodiversidad que se celebra cada año el 22 de mayo, ConexiónCOP y el Instituto Humboldt desarrollaron el miércoles 18 de mayo del 2016 el diálogo virtual “La Biodiversidad como solución frente al cambio climático: El caso de Colombia”, que contó con la participación de Brigitte Baptiste, directora general del Instituto Humboldt y Antonio Hill, director ejecutivo de Global Call for Climate Action.

Durante el encuentro digital cientos de asistentes de Latinoamérica resolvieron sus dudas sobre los temas de biodiversidad y cambio climático, además se conversó sobre el reto de enfrentar el calentamiento global y lograr la conservación de recursos, que implica cambios fundamentales y requiere el apoyo de todos los grupos de la sociedad.

Actualmente aún no existe suficiente investigación sobre el vínculo entre el uso sostenible de la biodiversidad y la facultad de adaptación a los efectos del cambio climático, sin embargo ya se pueden tomar acciones concretas para mejorar esa situación. Entre ellas, los expertos recomendaron desarrollar un vínculo más fuerte entre la Conferencia de la Convención de Diversidad Biológica de Naciones Unidas y la Conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, además de recoger la intención del Acuerdo de París alcanzado en diciembre del año pasado, para incorporar los ecosistemas en la gestión de la adaptación y volverlo un mandato en las negociaciones internacionales.

Entre los puntos más resaltantes, Brigitte Baptiste sostuvo que a largo plazo los ecosistemas y la biodiversidad deberían de ejercer una función clave para absorber los excesos de Gases de Efecto Invernadero (GEI) producidos por las actividades humanas y responsables del cambio climático. Antonio Hill resaltó que el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) reconoce que la relación entre el uso sostenible de la biodiversidad y la adaptación al cambio climático es una donde más sinergias se encuentran para lograr prácticas que permitan un desarrollo sostenible.

Prácticas innovadoras para la adaptación al cambio climático

Los expertos resaltaron que en Colombia – uno de los países más megadiversos del mundo y también uno de los más vulnerables al cambio climático – y en muchos otros países ya existen numerosas prácticas basadas en biodiversidad, de las más simples y tradicionales a las más innovadoras, que se sabe son eficientes para adaptarse a los efectos del cambio climático.

Resaltaron como ejemplos el manejo sostenible de los suelos para la ganadería y la producción agrícola, el turismo basado en recursos ecológicos, o iniciativas de gestión de ecosistemas acuáticos en alianza con asociaciones de pescadores. Un caso concreto que se implementa actualmente en Colombia es el uso del vetiver, una hierba con raíces muy profundas, para evitar deslizamientos de suelos en la región andina, que se vuelven más frecuentes con la intensificación de las inundaciones por el cambio climático.

Frente a esta diversidad de soluciones existentes, Hill indicó que el reto reside principalmente en su implementación.

“La pregunta central es: ¿Cómo el Estado puede asegurar incentivos para el uso y la adopción a largo plazo de estas prácticas en la sociedad?”, afirmó.

Agua y biodiversidad, dos elementos inseparables

Durante el diálogo se abordó el tema del agua, que según los expertos es uno de los problemas centrales del cambio climático. Afirmaron que no se puede separar la gestión del agua de la gestión de la biodiversidad, y que particularmente en Colombia los dos campos deberían estar mucho más conectados. Baptiste explicó que numerosos organismos que constituyen la biodiversidad intervienen en la regulación hidrológica.

“Por ejemplo, en Colombia el 30% del agua que corre por la superficie proviene de bosques de montaña, que la capturan por medio de las lluvias, y cuyos suelos filtran el agua y la vuelven potable”, indicó Baptiste.

Páramos y humedales le hacen frente al cambio climático

Actualmente los páramos representan el 2.5% del territorio de Colombia y son responsables directos de la depuración del 70% del agua que beben sus habitantes. Por su lado, los humedales cumplen una función crítica en la regulación de los ciclos de inundaciones y sequías. En ese contexto Baptiste resaltó que es indudable que estos ecosistemas cumplen una función preventiva clave del deterioro ambiental que causa el calentamiento global.

Precisó que preservar manglares en buen estado es fundamental, ya que según recientes estudios, los manglares de buena calidad son grandes capturadores de CO2, mientras que los que se encuentran en estado de deterioración resultan emitir más metano (un gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global 20 veces mayor al del CO2) que el carbono que capturan.

Hill resaltó que uno de los mayores retos para la protección de la biodiversidad se relaciona con la forma de delinear la propiedad, lo cual implica la necesidad de realizar ajustes en el marco jurídico colombiano.

“Una de las 10 acciones que propuso Colombia en su compromiso climático fue la delimitación y protección de los 36 complejos de páramos que presenta el país”, precisó.

Áreas protegidas y el rol de las comunidades indígenas

Durante el diálogo virtual, los especialistas indicaron que las áreas protegidas juegan un papel importante en la protección de la biodiversidad y la generación de servicios ecosistemicos, así como en la absorción de GEI, pero que en Colombia todavía no están siendo suficientemente efectivas y que se necesita una revisión profunda de su manejo.

La mayoría de las áreas protegidas del país se concentran en la región amazónica, y no incluyen a áreas muy ricas en ecosistemas de la zona andina o del Caribe, según indicó Baptiste. Hill agregó que las áreas protegidas siguen siendo fuentes de emisiones en vez de ser amortiguadores, y resaltó que el compromiso climático de Colombia propuso aumentar en más de 2.5 millones de hectáreas la cobertura de nuevas áreas protegidas, pero no indicó acciones para invertir en las áreas protegidas ya implementadas.

Los expertos resaltaron que es imprescindible trabajar para buscar nuevos mecanismos de conservación con actores muy concretos como las comunidades. Se sabe además que la tercera parte del territorio de Colombia se encuentra en formas de propiedad colectiva tanto de pueblos indígenas como de comunidades afrocolombianas, que por sus formas de manejo de los ecosistemas han permitido la supervivencia de la biodiversidad, pero afrontan numerosos retos, como la pérdida de sus conocimientos tradicionales. Se necesita fortalecer a los pueblos para darle cumplimiento a los compromisos internacionales, respetando a sus plenos derechos.

El reto de enfrentar el cambio climático es tan grande que implica cambios fundamentales y requiere el apoyo de todos. “Los líderes indígenas tienen autoridad moral para hacer sus reclamos, no solo frente al cambio climático, sino también en conservación”, fue una de las ideas principales durante el encuentro.

Un nuevo modelo económico para Colombia

Las economías modernas favorecen a la concentración del capital, de poder, y de riesgo hacia una economía insostenible, por ello Brigitte Baptiste sostuvo que se necesita intervenir el modelo actual para orientarse hacia una economía que sea más sostenible.

“Es importante que el Estado de Colombia recupere parte de su papel regulador y también promueva la participación activa de las comunidades rurales como promotores de soluciones, e incentive de manera financiera, porque hay buena ciencia y buenos conocimientos para hacerle frente al cambio climático”, indicó Baptiste

A su turno Hill resaltó que hace falta una economía guiada por el bienestar de la vida e hizo un llamado con respecto a la importancia de la participación ciudadana.

“Las soluciones existen para lograr una mejora sustancial en la vida humana. Con el Acuerdo de París hay oportunidades muy grandes, que además se anexa con los intereses de los ciudadanos. Por ejemplo en Bogotá se puede evitar el transporte individual, se debe invertir masivamente en transporte público usando energías renovables, y ello es una solución con convergencia para el bienestar humano y para hacerle frente al cambio climático”, finalizó.

A continuación compartimos la grabación del diálogo:

Cronograma del diálogo:

  • 00:00: Introducción
  • 03:08: ¿Cuáles son los avances científicos que demuestran que la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad ayudan a mitigar los efectos del cambio climático? [Lamentablemente fue necesario recortar la respuesta a esta preguntar por un problema en la transmisión. El resto del diálogo se escucha perfectamente.]
  • 03:31: ¿Cómo consideran ustedes que un uso innovador de la biodiversidad puede
  • facilitar la adaptación a los efectos del cambio climático?
  • 07:21: ¿Cuál es el rol que tienen los ecosistemas estratégicos como páramos y humedales frente al cambio climático?
  • 17:36: ¿Realmente las áreas protegidas en Colombia están cumpliendo su función para proteger a la biodiversidad y a futuro que tan efectivas serán estás áreas?
  • 21:08: ¿Cuál es el rol del conocimiento y prácticas indígenas de la conservación de la biodiversidad en la búsqueda de soluciones al cambio climático?
  • 26:09: ¿Cómo consideran ustedes que puede romperse la barrera del acceso a la información para que los productores primarios puedan utilizar la biodiversidad en modelos productivos?
  • 29:10: ¿En Colombia, un país eminentemente rural y cuya tenencia de tierras está en pocas manos, hacia donde se deben orientar las políticas agropecuarias de los pequeños productores y conservadores de biodiversidad?
  • 32:18: ¿Podrían citar ejemplos concretos en uso de prácticas innovadoras de la biodiversidad para afrontar al cambio climático?
  • 39:11: ¿Cuál es el avance de la compensación ambiental en Colombia? ¿Consideran que están cumpliendo con reducir la pérdida de biodiversidad y sobre todo los ábitats? ¿Qué recomendaciones nos darían para poder aplicar esto en otros países como Perú?
  • 41:50: ¿Cuáles es el papel de la biodiversidad para gestionar el tema del agua en un contexto de cambio climático?
  • 47:40: ¿Cuál es el mejor modelo económico que debe adoptar Colombia para hacer frente al cambio climático y no poner en riesgo su biodiversidad?
  • 52:00: ¿Qué está haciendo el Instituto Humboldt y otras instituciones para demostrar el valor económico de la biodiversidad y los ecosistemas, con el fin de demostrar la importancia de la conservación?
  • 54:04: Ideas finales

 

Este artículo ha sido concebido para ser usado libremente y su reproducción está autorizada. Los contenidos de ConexiónCOP son seleccionados según un criterio exclusivamente periodístico y no reflejan la opinión oficial de la Unión Europea o de sus Estados miembros. La información y las opiniones expresadas en este sitio web es responsabilidad exclusiva de ConexiónCOP y en ningún caso debe considerarse que refleja los puntos de vista de la Unión Europea. Algunas imágenes y vídeos usados en los artículos pertenecen a otras entidades y están protegidas por sus normas específicas. Agradeceremos que, en la medida de lo posible, citen a ConexiónCOP como fuente de información.

Recursos

Radar Climático

Banner el Radar Climático El radar de febrero El radar de marzo El radar de abril El radar de mayo El radar de junio El radar de julio El radar de agosto El radar de setiembre El radar de octubre

Suscríbete a nuestros boletines

Síguenos en Twitter

Una mirada más personal

Banner enlace hacia el blog

Conexión COP

CON EL APOYO DE: A través de: IMPLEMENTADO POR: EN COLABORACIÓN CON:
United Nations