La reforestación reduce el impacto de cambio climático

Preparar arbolitos de especies adecuadas a las condiciones de cada terreno, es una forma de prepararse a reforestar, al iniciar las lluvias.

(Foto: Jesus Perez)

(Foto: Jesus Perez)

Cada árbol sembrado es una barrera para detener daños al ecosistema: Se protegen mantos acuíferos, se reduce la erosión, genera alimentos y madera y sirve de hábitat a otras especies animales y vegetales. Contar con las maravillas que representa la existencia de las plantas en nuestro ecosistema, especialmente al realizar cultivares adecuados y apropiados para cada lugar, es una manera de mejorar las condiciones de vida de las actuales y futuras generaciones.

Entre las bondades mas evidentes que recibimos de las plantas tenemos que son los filtros naturales para purificar el aire, al recibir el CO2, quedarse con el carbono  y brindarnos el oxígeno que respiramos, convirtiéndose así en máquinas de fabricar oxígeno y reservorio de carbono. Los árboles son los canales naturales que tiene el agua lluvia para infiltrarse al subsuelo y luego surgir como manantiales, enriqueciendo el nivel freático y fortaleciendo nuestros cultivares.

Los árboles y plantas son el sistema natural para evitar la erosión, evitan la perdida de tierra fértil y reduce los riesgo de inundaciones y azolvamiento de las presas hidroeléctricas. Los árboles brindan madera, frutas, paisajes atractivos, rompen los termales generan microclimas agradables y saludables.

Son hábitat para la mayor parte de la vida silvestre, son la fuente de energía  para mucha actividad doméstica. Por ello se debe conservar  y generar la existencia de árboles, a través de acciones de reforestación.

En función de este panorama, el Instituto San Andrés y el Vivero San Andrés, ofrecen asesoría gratis para realizar cultivares de forestales, frutales, ornamentales, cubre suelos, aromáticas, medicinales o forrajeras.

Al adquirir los ejemplares en estas instituciones, los clientes colaboran a la educación de jóvenes, ya que  parte de los fondos obtenidos de la venta de plantas, se destinan a becas a los alumnos de los bachilleratos agropecuario, en salud, turismo y comercial en el Instituto San Andrés.

El vivero cuenta con más de 300 especies de árboles y plantas y se hace énfasis en recuperar especies en extinción como el cincho, nogal, chaperno, guaje, nacascol, quebracho, ojushte, palo de pan, tempisque.

Lea la noticia aquí.

Esta nota sintetiza una información de otros medios de comunicación y tiene como objetivo facilitar la labor de los periodistas y líderes de opinión de América Latina en la cobertura del cambio climático. Se sugiere acceder al medio desde el cual se reproduce la noticia para verificar los permisos de uso.

Recursos

Radar Climático

Banner el Radar Climático El radar de febrero El radar de marzo El radar de abril El radar de mayo

Suscríbete a nuestros boletines

Síguenos en Twitter

Una mirada más personal

Banner enlace hacia el blog

Conexión COP

CON EL APOYO DE: A través de: IMPLEMENTADO POR: EN COLABORACIÓN CON:
United Nations